Estados Unidos extiende tratado de armas nucleares con Rusia

0
195

Estados Unidos ha extendido un tratado clave de control de armas nucleares con Rusia durante cinco años, anunció el miércoles el secretario de Estado, Antony Blinken.

«La extensión del Nuevo Tratado START hace que Estados Unidos, sus aliados y socios de Estados Unidos y el mundo sean más seguros. Una competencia nuclear sin restricciones nos pondría en peligro a todos», dijo Blinken.

El tratado, el único que queda regulando los dos arsenales nucleares más grandes del mundo, vencería el 5 de febrero. El presidente ruso Vladimir Putin firmó el viernes una ley que extiende el tratado por cinco años.

El presidente Joe Biden hizo de la renovación del pacto una prioridad cuando asumió el cargo, incluso cuando lanzó una revisión de la mala conducta rusa que iba desde el hack de SolarWinds hasta las supuestas recompensas que ofreció Moscú por la muerte de las tropas estadounidenses en Afganistán.

En un comunicado, Blinken dijo que la extensión del Nuevo Tratado START permite límites verificables para los misiles balísticos intercontinentales rusos, misiles balísticos lanzados desde submarinos y bombarderos pesados ​​hasta el 5 de febrero de 2026 y el «régimen de verificación del tratado nos permite monitorear el cumplimiento de Rusia con el tratado y nos proporciona una mayor comprensión de la postura nuclear de Rusia, incluso a través del intercambio de datos y las inspecciones in situ que permiten a los inspectores estadounidenses vigilar las fuerzas e instalaciones nucleares rusas».

«También buscaremos el control de armas para reducir los peligros del moderno y creciente arsenal nuclear de China», agregó Blinken. «Estados Unidos está comprometido con el control de armas efectivo que mejora la estabilidad, la transparencia y la previsibilidad al tiempo que reduce los riesgos de costosas y peligrosas carreras de armamentos».

El principal diplomático estadounidense señaló que «así como involucramos a la Federación de Rusia de maneras que promueven los intereses estadounidenses, como buscar una extensión de cinco años del Nuevo START y discusiones más amplias para reducir la probabilidad de crisis y conflictos, mantenemos la vista clara sobre los desafíos que Rusia plantea a Estados Unidos y al mundo».

«Incluso mientras trabajamos con Rusia para promover los intereses de Estados Unidos, también trabajaremos para que Rusia rinda cuentas por las acciones adversas, así como por sus abusos a los derechos humanos, en estrecha coordinación con nuestros aliados y socios», dijo.

Estados Unidos y sus aliados se unieron para condenar la sentencia de Rusia del líder opositor Alexey Navalny a dos años y medio de cárcel, un paso que será parte de la revisión de Biden de la política rusa, según la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki. Y los países europeos, que obtienen acceso a la información que Estados Unidos obtiene de los intercambios de New START con Rusia, habían presionado para que se extendiera el tratado nuclear.

Coordinación y confrontación

El Nuevo Tratado START limita a ambas naciones a desplegar 1,550 ojivas nucleares en 700 sistemas de lanzamiento, incluidos misiles balísticos intercontinentales, misiles balísticos lanzados desde submarinos y bombarderos. También permite 18 inspecciones in situ cada año, lo que permite a cada lado vigilar de cerca las capacidades de los demás.

El tratado nuclear es uno de una serie de temas que la administración Biden tendrá que enfrentar o potencialmente coordinar con Rusia, incluidos los esfuerzos para sancionar a Corea del Norte y garantizar la estabilidad en Afganistán, preguntas que el presidente debe consultar primero con los aliados. También en la lista de discusión con los aliados: la cuestión de la gestión de sanciones a Rusia por su anexión de Crimea.

Biden también tiene que tener en cuenta las sospechas de que Moscú está detrás de una serie de misteriosos ataques sónicos contra diplomáticos estadounidenses en el extranjero, informes de que Rusia ofreció en secreto recompensas a las milicias afganas para matar a soldados estadounidenses y la interferencia de Moscú en la campaña electoral de 2020.

Quizás lo más preocupante es que Biden también tiene que lidiar con la sospecha de que Rusia puede estar detrás de uno de los ataques cibernéticos más grandes y sofisticados en años, uno que llegó a las principales empresas y agencias estadounidenses en toda la administración, incluidos los Departamentos de Seguridad Nacional, Agricultura y Comercio. . Los funcionarios estadounidenses también han reconocido que el ataque se extendió a las principales agencias de seguridad nacional, incluido el Pentágono, las agencias de inteligencia y el Departamento de Estado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here