La enfermedad de estar siempre ocupados, el gran mal de esta época

0
19

En una sociedad capitalista como la nuestra, estar siempre ocupado parece tomarse como sinónimo de éxito. Muchas personas en general son ya incapaces de “quedarse quietas”, por así decirlo, evocando ese quietismo que se aconseja en ciertas tradiciones filosóficas y espirituales como ejercicio de la tranquilidad de mente. “Sentado, sin hacer nada, la hierba crece y la primavera llega por sí sola”, dice el conocido proverbio zen que nos habla de la posibilidad del no-hacer como postura paradójicamente activa frente a la realidad y sus exigencias.

Con todo, en nuestras sociedades, cuando alguien se encuentra sin nada que hacer o decide pasar las tardes de manera relajada en el sofá, hay cierta sensación de incomodidad, incluso de culpa, como si tácitamente no estuviera permitido estar francamente inactivo. La norma en la vida actual es siempre estar ocupado, siempre tener cosas que hacer para sobrevivir o demostrar el éxito rotundo. En ocasiones, esto empieza desde la infancia, con una cantidad excesiva de clases extracurriculares para hacer un poco de tiempo antes de la cena familiar (si es que la hay).

En la actualidad, estar ocupado es un estilo de vida deseable y obligatorio. La enfermedad de estar ocupado es la respuesta a un sistema de explotación no sólo de los recursos de la naturaleza sino también de la fuerza obrera y la capacidad creativa del ser humano. En cualquier ámbito, la explotación destruye todo sentido de bienestar, salud e incluso espiritualidad.

Desde un punto de vista de salud mental, la enfermedad del workaholism –la asociación de los términos para “trabajo” y “adicción” en inglés– impide mantener una conexión entre mente y cuerpo y por lo tanto, dificulta saber estar en el presente en el marco de nuestras interacciones sociales. En algunos casos puede incluso sabotear la creación o la experiencia de un sentido de comunidad, el cual resulta ser una de las necesidades básicas del ser humano para garantizar su supervivencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here