ONU celebra aprobación de Ley sobre VIH Sida en Costa Rica

0
15

Educación, erradicación de la discriminación y acceso a la seguridad social persisten como algunos de los principales retos del país.

El Sistema de las Naciones Unidas en Costa Rica celebra la reciente aprobación de la reforma integral de la Ley N 7771, Ley General sobre el VIH-SIDA de 1988.

Además de un abordaje enfocado en Derechos Humanos y el acceso universal a prevención, atención, cuidados y apoyo, la reforma de la ley incluye mejoras en las estrategias de promoción y prevención en VIH en el sistema de salud y en el sistema de educación nacional, el fortalecimiento del Consejo Nacional de Atención Integral del VIH-SIDA (CONASIDA) y mecanismos de financiamiento para la Política y el Plan Estratégico Nacional de VIH.

En cuanto a los principios de Derechos Humanos que refiere la ley, la ONU destacó el derecho a la salud, a la no discriminación, a vivir libre de estigma y discriminación, a la información y a la confidencialidad.

Al respecto, aseguró que esta la reforma de la ley da el marco para asegurar que estos derechos puedan aplicarse a todas las personas, independientemente de su nacionalidad, condición migratoria o cualquier otro factor.

De acuerdo con datos de la Caja Costarricense de Seguro Social, en Costa Rica hay más de 9 mil personas con VIH que son atendidas en la seguridad social y, en promedio, cada año hay un aumento del 11% de casos nuevos. La institución cuenta con 7 clínicas interdisciplinarias para que las personas busquen información, se hagan la prueba y reciban tratamiento si lo necesitan. Además, el país ha venido trabajando muy fuerte para mejorar la legislación, lograr cambios de comportamiento hacia prácticas sexuales no riesgosas mediante la educación y promover la coordinación entre distintas instituciones y organizaciones de la sociedad.

Si bien la ONU reconoce estos importantes avances, advierte que el país debe enfrentar una serie de desafíos relacionados con la educación, la erradicación de la discriminación y el acceso a la seguridad social.

En este sentido, datos reciente de la Encuesta de Mujeres, Niñez y Adolescencia  (EMNA 2018), alertan sobre el desconocimiento que prevalece en la población acerca del VIH, pues solo el 48,1% de la muestra indicó tener un conocimiento integral sobre el VIH. También reflejó que aún pervive la visión estigmatizante y discriminatoria, pues el 90.6% duda en tomar una prueba de VIH porque temen cómo reaccionarán otras personas si el resultado de la prueba es positivo para el VIH.

El reciente Informe de ONUSIDA Poder a la Gente (Power to the People), señala que en los lugares donde las personas con VIH  y sus comunidades son involucradas en la toma de decisiones sobre VIH y en la provisión de servicios, se reducen sustancialmente las nuevas infecciones y las personas con VIH logran mayor acceso al tratamiento. Cuando las personas tienen el poder de escoger, de conocer, de superarse, de demandar y de trabajar en conjunto, se salvan vidas, se previenen las injusticias y se restituye la dignidad humana.

Bajo el lema Habla conmigo abiertamente, la campaña del Día Mundial de Lucha contra el Sida 2019 de la OPS, ONUSIDA, UNICEF y la Red de Jóvenes Positivos de América Latina busca que los profesionales de la salud hablen con los jóvenes sin prejuicios sobre el VIH y otras infecciones de transmisión sexual (ITS), como una forma de mejorar el acceso a las medidas preventivas.

El objetivo general de la campaña es sensibilizar al personal de salud para que cada vez más hombres jóvenes gays y hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres (HSH), quienes están más desproporcionalmente afectados por el VIH, busquen y obtengan la información y el apoyo que necesitan para tener una salud sexual saludable.

Asimismo, apunta a empoderar e informar a los jóvenes, y a combatir el estigma y la discriminación hacia el VIH/sida y las poblaciones más vulnerables a la infección en los servicios de salud, uno de los principales obstáculos para acceder a la atención.

La ONU destacó que para lograr la Agenda 2030 y NO DEJAR A NADIE ATRÁS, es fundamental empoderar a las personas y a las comunidades, brindarles información sobre el VIH e involucrarlas activamente en la prevención y el tratamiento, así como en garantizar una sociedad libre de estigma y discriminación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here