Universidades públicas pagan salarios de entre ¢2 y ¢9 millones a 3.500 funcionarios

0
71

Aunque la Universidad de Costa Rica (UCR) ha insistido en que la mitad de su planilla gana menos de ¢1 millón, es la misma casa de estudios la que registra los salarios más altos de las instituciones de enseñanza superior universitaria.

Una revisión de los salarios que las 5 universidades estatales reportaron entre agosto del 2018 y julio del 2019 muestran topes salariales de hasta ¢9.677.637

Estos se dividen de la siguiente manera:

  • Más de ¢9 millones: 1 persona
  • ¢8 a ¢9 millones: 4 funcionarios
  • ¢7 a ¢8 millones: 15 empleados
  • ¢6 a ¢7 millones: 32 casos
  • ¢5 a ¢6 millones: 111 trabajadores universitarios

A la lista se suman 3.354 funcionarios de las universidades públicas que ganan mensualmente entre los ¢2 y los ¢5 millones.

De los 100 más altos, 90 pertenecen justamente a la UCR.

Le siguen 5 de la Universidad Nacional (UNA), 4 en la Técnica Nacional (UTN) y un 1 en el Instituto Tecnológico (TEC).

Problemas arrastrados

En un programa especial de la UCR, su vicerrector Carlos Araya explicó que decisiones anteriores de la institución generaron el régimen salarial que ahora se cuestiona.

Según el académico, el sistema de anualidades aprobado por el Consejo Universitario en el 2009 provocó la inflación salarial pues se reconocía el privilegio por 5,5% sin tope de años laborados.

Al respecto, el recto de la Universidad, Henning Jensen, había mencionado que se tomarían medidas “factibles” para atender el crecimiento en remuneraciones.

“Es factible ponerle un límite temporal a las anualidades y ese sería un aporte para llevar nuestra institución a una mayor estabilidad presupuestaria”, dijo.

¿Es posible cambiar?

La recolección de la información salarial corrió a cargo de la Asociación de Consumidores, Contribuyentes, Asegurados, Administrados y Propietarios (Aprodecap).

Para ello se revisaron los registros hechos ante la seguridad social y según el presidente del grupo, Otto Guevara, además de ver los montos salariales hay que prestar atención al tamaño de las planillas, que rozan los 22.000 funcionarios.

Guevara mencionó que en la Sala IV esperan dos acciones de inconstitucionalidad para revisar los privilegios garantizados mediante las convenciones colectivas.

Según Otto Guevara el siguiente paso es revisar también en sistema de becas para valorar cambios por un método de créditos que los estudiantes paguen una vez graduados.

“La autonomía definitivamente no da para tanto”, agregó el exdiputado.

“Los recursos que las universidades reciben no son bienes de difunto que las universidades pueden hacer con ellos lo que les da la gana y pagar salarios exorbitantes y privilegios desproporcionados”, concluyó.

El propio rector de la UTN ya había hecho un mea culpa cuando reconoció ante los diputados que las universidades debían revisar el uso que le daban a su presupuesto.

“O las universidades acaban con sus privilegios, o los privilegios acaban con su autonomía”, declaró Prieto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here