Régimen chavista usó embajada en Costa Rica para actividades ilegales, denuncia representante de Guaidó

0
412

Un año atrás el gobierno costarricense reconoció a Juan Guaidó como presidente de Venezuela y con ello se acreditó a María Faría como embajadora del país sudamericano.

A partir de ese momento se pidió a los representantes del régimen de Nicolás Maduro que abandonaran el país para permitir la instalación de la misión a cargo de Faría.

Con incidentes de por medio, la diplomática y su equipo lograron ingresar a la embajada, en la que aseguran haber encontrado evidencias del mal manejo político que se le dio a su poder durante dos décadas.

Otorgamiento irregular de identificaciones venezolanas y movimiento de dinero en valijas diplomáticas forman parte de la denuncia que según los actuales representantes se usarán como evidencias contra el régimen de Caracas.

La embajadora denunció también que el gobierno socialista cobraba a los migrantes venezolanos por trámites que debían ser gratuitos.

Las luchas de un año despúes

Cuando se dio la transición diplomática la embajada de Venezuela se localizaba en instalaciones de lujo en Los Yoses, las cuales se fueron deteriorando y en medio de debates sobre la posesión del inmueble, las oficinas se localizan ahora en una plaza comercial en Rohrmoser.

En un segundo piso, la embajadora Faría y su equipo -ad honorem- atienden las necesidades de los 50.000 venezolanos que se tienen mapeados en Costa Rica.

Con el paso de los días y con las políticas de acompañamiento dadas por la Dirección General de Migración y Extranjería, la diáspora venezolana tramita ahí documentación y certificaciones que le permiten regularizar su estatus en el país.

Aunque se han hecho ajustes como permitir la permanencia de los sudamericanos con el pasaporte vencido, Faría cuenta que hay trámites como las solicitudes de residencia o el reconocimiento de títulos que siguen tardando incluso varios años

¿Habrá un cambio?

Mientras la crisis política se acentúa en Venezuela, Faría reconoce que solo la presión internacional logrará sacar a Nicolás Maduro del Palacio de Miraflores y fomentar el cambio.

En un momento en que más de 5 millones de venezolanos se encuentran fuera de su territorio, la embajadora recalca además que las salidas se dan por necesidad y que su perfil es profesional, por lo que buscan acompañamiento para formalizar negocios e incorporarse a las cadenas productivas.

Vía – Elobservadorcr

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here