En la Casa Amarilla las nuevas autoridades no están muy convencidas de continuar el cierre de embajadas

0
31

El Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, liderado por Rodolfo Solano Quirós, por el momento no continuará con el proceso de cierre de embajadas y concurrencias que propuso su antecesor Manuel Ventura Robles.

En el tiempo que Ventura ostentó el puesto de canciller, la administración decidió ponerle candado a la misión de Costa Rica en Trinidad y Tobago.

También cerró sus puertas la Embajada de Costa Rica en Azerbaiyán.

“La decisión sobre el cierre no ha sido fácil en razón de los excelentes vínculos que unen a Costa Rica con Azerbaiyán y Trinidad y Tobago, por lo que el Gobierno de la República ha reiterado a las autoridades de ambos países el gran interés por fortalecer las relaciones tradicionales de amistad y cooperación que nos unen a través de actividades que se desarrollan en foros multilaterales y espacios oportunos en áreas bilaterales en acciones enfocadas en el fortalecimiento de aquellos objetivos que compartimos en común”, anunció la cartera a mediados de agosto de 2019.

La información oficial circuló casi dos meses después de que DIARIO EXTRA publicara en su edición del miércoles 5 de junio que el excanciller Ventura y el presidente Carlos Alvarado Quesada tenían entre sus planes proceder en ese sentido.

Para agosto de 2019 la administración justificó que las determinaciones fueron el resultado del análisis de múltiples consideraciones. El cierre de las misiones diplomáticas se hizo efectivo a partir del día 1 de agosto del año pasado.

La decisión afectó a Lilly Edgerton, quien fungía como embajadora de Costa Rica en Trinidad y Tobago, y al diplomático de carrera Jairo Francisco López Bolaños, quien se desempeñaba como encargado de negocios en Azerbaiyán.

CON LUPA

De vuelta a 2020, y con el tercer cambio de canciller, Solano dijo que el cierre de embajadas será algo que verá con lupa, a pesar de la estrechez fiscal que golpea al gobierno.

“Con el cierre y apertura de embajadas, partamos del hecho de que tenemos limitaciones fiscales y que cada cinco que invirtamos en política exterior tiene que ser destinado con criterio técnico, de conveniencia y oportunidad.

En el mundo diplomático la decisión de abrir una embajada es una decisión importante, que tiene que tener como consecuencia eventualmente una reciprocidad.

Cerrar una embajada también puede tener un mensaje que no es conveniente, por eso tenemos que valorarlo desde el punto de vista técnico y además con un criterio de conveniencia y oportunidad”, declaró Solano.

Continuó: “Un país tiene política exterior, pero también tiene intereses y prioridades, esos los marca el presidente de la República y esos puntos en esta administración en la arena multilateral tienen que ver con potenciar la plataforma a través de diferentes acciones, como puede ser la diplomática económica, la penetración de mercados, la atracción de inversiones, la promoción del turismo, la ciencia, el turismo, la innovación, la creatividad, la generación del talento humano, por eso todo esto lo tenemos que ver en un contexto para tomar las mejores decisiones”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here