Cancelan vuelos por manifestación en el aeropuerto de Hong Kong

0
537

Otro fin de semana lleno de protestas contra el gobierno de Hong Kong en toda la ciudad, incluyendo una en el aeropuerto internacional que se extendía por segundo día.

Las autoridades aeroportuarias anunciaron la cancelación de los vuelos, «Salvo los vuelos de salida que ya terminaron el embarque y los que ya están en ruta para aterrizar, todos los demás vuelos fueron cancelados por el resto del día», anunció la dirección del aeropuerto.

En el 2018 era el octavo aeropuerto más concurrido del mundo, con 74 millones de pasajeros al año, por lo que fue una decisión de envergadura para este aeropuerto reconocido internacionalmente.

Aunque no había confirmación sobre cuánto iba a durar la cancelación, la aerolínea Cathay Pacific Airways, la principal de Hong Kong, aseguró que la medida llegaría hasta la mañana del martes.

El vestíbulo de llegadas de su principal terminal es desde el viernes escenario de una multitudinaria sentada, con miles de manifestantes congregados para sensibilizar a los visitantes extranjeros sobre su movilización.

Los activistas buscaban sensibilizar a los visitantes extranjeros sobre los motivos de su protesta (AP)

Según el portal Hong Kong Free Press, los miles de manifestantes que se congregaron este lunes en el aeropuerto lo hicieron para protestar contra el uso de la fuerza por la Policía durante el fin de semana, donde una persona fue herida en un ojo debido a los ataques de la represión, lo que hizo que muchos manifestantes cubrieran hoy sus ojos con parches en señal de protesta.

Por su parte, el portavoz del Ejecutivo chino para los Asuntos de Hong Kong y Macao, Yang Guang, dijo este lunes en una rueda de prensa que los policías fueron atacados con cócteles molotov el domingo y que como consecuencia de ello un agente resultó herido.

La peor crisis política vivida en décadas en Hong Kong continúa tras dos meses de protestas que, pese a estar originalmente dirigidas contra un polémico proyecto de ley de extradición, han derivado hacia demandas más amplias sobre los mecanismos democráticos de la ciudad.

Para sus detractores, se trata de una ley que intimidará y penalizará a críticos y disidentes del régimen chino, mientras que sus defensores aseguran que busca llenar un vacío legal, ya que no existen fórmulas legales de extradición entre Taiwán, Hong Kong y la China continental.

A pesar de que la líder del Gobierno local, Carrie Lam, dio por «muerto» el proyecto a principios de mes, los manifestantes no se dieron por satisfechos y han seguido inundando las calles de la ciudad.

Fuente EFE/Reuters/AFP

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí