Conoce siete parques nacionales donde los volcanes son las estrellas

0
1035
volcanes Costa Rica-costaricanews24
Foto: Cortesía

La naturaleza de Costa Rica es considerada un festín desbordante con volcanes. No es para menos, que el pasado lunes entró en erupción uno de los volcanes más importante de Costa Rica, el “Rincón de la Vieja”, poniendo en alerta a todo el país.

El país es considerado un edén tropical de masiva biodiversidad -el 6% de la existente en todo el planeta- tutelado por indómitos guardianes de cónicos perfiles y fuego en las entrañas.

Conoce los volcanes de Costa Rica

Tres cordilleras se toman de la mano para atravesar este exiguo país centroamericano: la de Guanacaste, la Central y la de Talamanca, un triple espinazo donde se contabilizan 112 bocas eruptivas, diez de ellas en actividad.

Te puede interesar: El volcán «Rincón de la Vieja» hace erupción y pone al país en alerta

Y entre los parques nacionales más representativos del citado festín figuran los siete siguientes:

Parque Nacional Volcán Arenal

Acaba de ser reconocido en la edición de los premios Traveler’s Choice 2022 como uno de los diez mejores del mundo. Creado en 1991, abarca 121 km2 donde se protegen especies botánicas y zoológicas características del bosque pluvial montano y del bosque nuboso.

Foto: Cortesía | Conoce los volcanes de Costa Rica

El viajero puede disfrutar de 267 actividades ligadas con la naturaleza y el aire libre alrededor del volcán, el más activo de Costa Rica: excursiones de pesca, puentes colgantes, cataratas o rafting, además de diferentes rutas de senderismo -las de Heliconias, Coladas, Tucanes y los Miradores-, que permiten la observación de gran parte de la flora y fauna del parque así como de restos de las coladas de lava.

Volcán Irazú

A sólo 20 km de la ciudad de Cartago, el Irazú (3.432 m), el volcán más alto del país y uno de los más célebres del mundo -montaña de fuegos y terremotos en la lengua indígena regional-, permanece en calma desde 1994, si bien posee una candente historia de ciclos eruptivos impredecibles.

Foto: Cortesía | La naturaleza de Costa Rica es considerada un festín desbordante con volcanes.

En 1963, sin previo aviso, dio por concluido un silencio de 20 años el mismo día que el presidente John F. Kennedy visitó Costa Rica. Lo más destacado del parque nacional homónimo, claro está, es el volcán en sí. O, más concretamente, la ascensión a uno de sus cinco cráteres.

P. N. Volcán Turrialba

El Turrialba es un estratovolcán ovalado de tres conos que forma un solo sistema con el Irazú. Con una elevación máxima de 3.340 m, es el segundo más alto del país.

Foto: Cortesía |

Se caracteriza por liberar constantemente columnas de vapor y ceniza, razón por la que los primeros pobladores españoles le llamaron Torre Alba, remoquete de humo blanco. Los cráteres tienen fácil acceso. Durante su ascensión es frecuente hallar antiguos flujos de lava.

P:N. Volcán Poas

La desolación se hace belleza en el incomparable marco natural del volcán Poas, uno de los que actualmente permanecen activos en Costa Rica.

Su gigantesco cráter (1,5 km de diámetro y 300 m de profundidad) y la selva nubosa, aquí prácticamente virgen, conforman los atractivos principales del parque nacional homónimo.

Foto: Cortesía |

Las súbitas columnas de aguas negras que se desploman, seguidas de los resplandecientes vapores blancos proyectados al aire decenas de metros, y el sordo chapoteo de las olas lodosas sobre los bordes rocosos ofrecen un espectáculo incesante de turbadora fascinación y grandeza.

Volcán Tenorio

A cuatro horas de San José, con sabana en sus partes bajas, selva lluviosa en las medias y selva nubosa en las altas, el parque nacional Volcán Tenorio constituye la zona silvestre protegida más rica en biodiversidad del Área de Conservación Arenal Tempisque. Cuenta con vastas extensiones de bosque virgen exentas de toda acción humana.

P. N. Braulio Carrillo

Situado 20 km al noreste de San José, Braulio Carrillo, creado en 1978 con 45.899 Ha, es uno de los más extensos parques nacionales de Costa Rica.

Foto: Cortesía |

Con altas y escarpadas montañas densamente cubiertas por un bosque primario de gran complejidad florística, numerosos ríos serpenteantes, bellísimas lagunas, cascadas y dos volcanes extintos -el Cacho Negro y el Barva-, constituye el hogar de 500 especies de aves (incluida la del magnífico quetzal), 6.000 de árboles y plantas y unas 135 de animales.

Rincón de la Vieja

En un país lleno de parques nacionales y reservas naturales, ninguno es comparable al del de Rincón de la Vieja, situado 15 millas al noroeste de Liberia, la capital de Guanacaste. En sus 142 km² tiene espacio para dos volcanes, 32 ríos y arroyos y una pasmosa variedad de flora y fauna.

El visitante, además, conocerá un bosque seco, uno húmedo, uno muy húmedo y uno nuboso en un recorrido de sólo dos horas y podrá asimismo ascender al cráter homónimo, recreándose con vistas inverosímiles -por simultáneas- a ambos mares, Pacífico y Caribe.

Con información de | ABC

Instagram: @costaricanews24

Twitter: @CostaRica_24

Facebook: medio.costarica