El dolor de los migrantes guatemaltecos asesinados en México fue enterrado

0
240

Alrededor de 1.500 personas se reunieron en la localidad guatemalteca de Comitancillo el fin de semana para recordar a 16 migrantes que fueron brutalmente asesinados en enero.

Sus cuerpos fueron trasladados desde México a Guatemala el viernes, siete semanas después de que fueron encontrados en un camión cerca de la frontera entre Estados Unidos y México.

Los investigadores creen que fueron asesinados como parte de una guerra territorial entre pandillas por el control de las rutas de tráfico de migrantes.

Doce policías mexicanos han sido arrestados por los asesinatos.

En total, se recuperaron 19 cuerpos al costado de una carretera a unas 14 millas (22 km) al sur de la frontera de México con Texas.

Las pruebas forenses mostraron que tres de las víctimas eran mexicanas y las 16 restantes de Guatemala. Al menos 11 de ellos eran del mismo pueblo, Comitancillo, en el altiplano guatemalteco.

Miles de centroamericanos intentan llegar a Estados Unidos cada año para escapar de la pobreza y la violencia en sus países de origen.

La ruta hacia el norte está plagada de peligros y los migrantes suelen ser víctimas de bandas criminales en el camino.

Algunos pagan a traficantes de personas, conocidos como coyotes, para que los lleven a Estados Unidos. Las tarifas pagadas a los contrabandistas ascienden a miles de dólares y, a menudo, pueden incluso superar los $ 10,000 (£ 7,200).

La competencia por el dinero de los migrantes es feroz y los investigadores creen que en el caso de estos asesinatos, una banda rival atacó al grupo, les disparó, y a las personas que los conducían, los mató y quemó sus cuerpos.

Santa Cristina García, de 19 años, fue una de las migrantes asesinadas. Su familia dijo a los medios locales que se había mudado a la ciudad de Zacapa, a 380 kilómetros de Comitancillo, a fines de 2020 por motivos de trabajo.

Trabajaba en una tienda, pero descubrió que su salario era demasiado bajo para ayudar a su familia. La hermana de 16 meses de García tiene un labio leporino y la adolescente quería ganar lo suficiente para pagar su cirugía, por lo que tomó la decisión de emigrar a Florida.

Su padre pidió prestado suficiente dinero para pagar al coyote, entregando las escrituras de su casa como garantía.

El primo de Santa Cristina, Anderson Marco Antulio Pablo, de 16 años, viajó con ella y también estuvo entre los muertos.

Muchos de los que murieron tenían entre 20 y 20 años, como Ribaldo Danilo Jiménez Ramírez, de 18 años.

Su padre también había pedido prestado dinero para que su hijo intentara el peligroso viaje a Estados Unidos.

El último contacto que tuvo la familia con él fue cuando llamó a una tía que vive en Estados Unidos para decirle que él y los demás migrantes se acercaban a la frontera. Le dijo a su tía que estaba cansado y rígido y que todos estaban hacinados en un autobús.

Los músicos también acudieron a la casa de Elfego Miranda Díaz para tocar en su velatorio. El joven de 24 años era un hombre popular, especialmente en la iglesia evangélica donde era pastor.

Su hermana le dijo a la agencia de noticias Associated Press que el plan de Elfego Miranda Díaz era llegar a Nueva York. Quería quedarse allí durante cinco años para ganar suficiente dinero para construir no solo una casa para su familia en Comitancillo, sino también una iglesia.

Le sobreviven su esposa y tres hijos. Su hermana dijo que la familia no sabe cómo alimentarán a los niños ahora que su padre ha muerto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here