Periódico nicaragüense reduce páginas para sobrevivir al gobierno de Ortega

0
810

El periódico nicaragüense El Nuevo Diario, de perfil independiente, circuló este martes en las calles de Nicaragua en formato tabloide por primera vez desde su fundación para sobrevivir al bloqueo gubernamental en medio de la grave crisis sociopolítica en el país.

«Desde su fundación, hace más de 39 años, es la primera vez que El Nuevo Diario cambia su formato tradicional estándar por uno más pequeño, obligado por el bloqueo ilegal de sus materias primas», avisó en la víspera el rotativo.

El Nuevo Diario aseveró que la Dirección General de Aduanas mantiene retenidas sus materias primas desde septiembre pasado a pesar de una resolución del Tribunal Aduanero y Tributario Administrativo del país para entregarlas.

La Dirección General de Aduanas sí entregó 20% del papel a inicios del mes, pero este no sirve para impresiones en tamaño estándar, sino solamente para publicaciones tipo tabloide, lo que explica el cambio de formato, de acuerdo con el rotativo.

«Si a El Nuevo Diario se le imposibilita tener sus materias primas en el resto del año, estaría en riesgo la edición impresa de este periódico en lo que queda de 2019″, advirtió.

El bloqueo de materias primas ya había obligado a El Nuevo Diario a dejar de circular los fines de semana desde diciembre pasado, y a reducir a ocho su número de páginas.

Desde septiembre de 2018 el gobierno del presidente Daniel Ortega también mantiene retenido 100% de los materiales del diario La Prensa, que junto con El Nuevo Diario son los 2 principales medios escritos independientes de Nicaragua.

El gobierno ya se había comprometido a liberar las materias primas de medios de comunicación no oficialistas en marzo pasado, en unos acuerdos firmados con la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, en el marco de las negociaciones para superar la crisis local.

La retención de papel llevó a la desaparición del periódico popular Q’Hubo, mientras que El Nuevo Diario, La Prensa, Metro y Hoy redujeron el número de sus páginas, para no correr la misma suerte.

La política gubernamental hacia los medios de comunicación independientes en Nicaragua también ha hecho desaparecer varios programas televisivos; hay un canal de televisión cuyas instalaciones permanecen ocupadas por la Policía Nacional, y al menos dos radioemisoras fueron saboteadas en repetidas ocasiones.

El asedio de la policía y grupos oficialistas han llevado al exilio a por lo menos 70 periodistas, indica la Fundación Violeta Barrios de Chamorro, que entre abril de 2018 y marzo de 2019 registró al menos 1.080 casos de violación a la libertad de prensa, incluyendo agresiones, censura, amenazas y asesinato, entre otras transgresiones.

La crisis nicaragüense ha dejado 326 muertos en 15 meses, señala la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, aunque organismos locales cuentan 594 y el gobierno admite 200.

Con información de EFE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí