Telescopio espacial descubre misteriosas y antiguas galaxias

0
342
Foto: Cortesía

El telescopio espacial James-Webb observó una población de galaxias muy masivas y extremadamente antiguas que parecen haber sido formadas a un ritmo mucho más rápido que lo que predecían los astrónomos, según un estudio publicado el miércoles.

Este escenario, que análisis más avanzados deberán confirmar, ocurrió entre 500 y 700 millones de años tras el Big Bang hace 13.800 millones de años. O sea, en un universo muy joven, y por lo tanto muy lejano.

El telescopio espacial James Webb (JWST), que funciona desde julio de 2022, pudo explorar esta región desconocida gracias a su instrumento NIRCam y su potente  visión en infrarrojo, que tiene una longitud de onda invisible para el ojo humano y cuya observación posibilita ir lejos en el pasado.

Encontró seis galaxias mucho más masivas de lo previsto en ese Universo primordial, informa un estudio publicado en Nature. Dos de ellas ya habían estado en la mirada del telescopio Hubble, pero pasaron inadvertidas pues la luz era muy débil.

Según la interpretación de las nuevas imágenes del JWST, estas seis galaxias, llamadas “candidatas” en ese estudio. Pues el descubrimiento tendrá que ser confirmado por medidas de espectroscopia, contienen muchas más estrellas que los valores esperados. Una de ellas tendría hasta 100.000 millones de estrellas.

“Es más o menos del tamaño de la Vía Láctea, lo que es muy impresionante”, dijo a AFP Ivo Labbé, primer autor del estudio.

La Vía Láctea necesitó 13.800 millones de años para formar esa cantidad de estrellas. Mientras esta joven galaxia creó tantas en apenas 700 millones de años “o sea 20 veces más rápido”, indica este investigador de la Universidad de tecnología de Swinburne en Australia.

Lejanas galaxias de este tamaño no tienen su lugar en el modelo cosmológico actual que busca comprender la estructuración del Universo.

“La teoría nos dice que en esas edades tan antiguas, las galaxias eran todas pequeñas y crecían muy lentamente. Se podía esperar que fueran de 10 a 100 veces más pequeñas en cantidad de estrellas”, indica el astrofísico.

“El modelo se fisura”

Hallar galaxias tan enormes, “es como si se saltara a un abismo”, según él.

¿Qué es lo que no funciona? La sospechosa podría ser la materia negra, misteriosa materia invisible que puebla el Universo. Aunque los científicos no pueden detectarla, conocen muy bien su comportamiento y saben que desempeña un papel clave en la formación de las galaxias.

Te puede interesar: Un incendio en un almacén de madera de Brooklyn cubre de humo parte de Nueva York

“La materia negra debe +conjugarse+ para formar un halo que atrae hacia ella el gas del que nacerán las estrellas”, dice Labbé. Por lo tanto, ese proceso de “coagulación” debería tomar mucho más tiempo.

Parecería entonces que “las cosas se aceleraron particularmente” en ese Universo primordial, que habría sido  “más eficaz de lo que se pensaba” para fabricar estrellas. Comenta David Elbaz, astrofísico del Comisariado de la energía atómica (CEA), que no participó en el estudio.

Lo que podría explicarse por el proceso de expansión del Universo, que se acelera más rápido de lo que pensaba. Dice ese científico involucrado en el programa de observación del telescopio diseñado por la Nasa.

El tema agita el debate entre los cosmólogos y este descubrimiento “es tan excitante pues constituye un indicio más de que el modelo se está fisurando”, analiza David Elbaz.

El telescopio espacial europeo Euclid, que debe ser lanzado en órbita este verano para tratar de develar los secretos de la materia oculta, podría ayudar a esclarecer el misterio, subraya.

Labbé cita la teoría del cisne negro, según la cual un acontecimiento imprevisible e improbable, de concretarse, tiene un impacto considerable.

“Si una sola de las seis galaxias candidatas es verificada, habrá que revisar la teoría”, señaló.

Con información de / Cr Hoy  

Síguenos en nuestras redes sociales:

Instagram: @costaricanews24

Facebook: Costa Rica News24