Con una ardua preparación y años de entrenamiento, Andrea Dorantes conquista el Monte Everest

0
688
Andrea-Mexicana-Everest-Joven-costaricanews24
Foto: Facebook / Andrea Dorantes | Andrea Dorantes: la mexicana más joven en escalar el Everest.

Rompiendo el record de ser no sólo la mexicana, sino también la latinoamericana más joven, Andrea Dorantes domina el Everest.

Con tan sólo 26 años, la alpinista ha conquistado la mayor parte de los puntos más altos de todos los continentes.

El Everest es conquistado por la joven mexicana Andrea Dorantes

Tan sólo nueves mujeres oriundas de México ha logrado conquistar el Monte Everest, entre ellas la mexicana Andrea Dorantes, que tras su éxito se convirtió en la latinoamericana más joven en alcanzarlo.

Te puede interesar: Todo sobre el Histórico triunfo de los Denver Nuggets ante el Miami Heat

Cuatro meses de entrenamiento fueron los requeridos por Dorantes, para escalar la montaña más alta del planeta tierra, llegando a su punta en mayo de este mismo año.

El inicio de un éxito

Para una entrevista con Miguel Pasquel, periodista deportista de ESPN, la mexicana relató toda la travesía por la que atravesó para lograr su cometido.

Su recorrido comenzó en Katmandú, la capital de Nepal, donde tomó un vuelo a Lulka, un pueblito donde se inicia la caminata hacia el campamento base.

Foto: Conecta TEC | Su recorrido comenzó en Katmandú, la capital de Nepal.

El camino a la base dura aproximadamente entre ocho y 10 días, en los que los viajantes pueden detenerse en diversos pueblitos y puedes disfrutar de vistas espectaculares de los Himalayas.

La alpinista comenta que al llegar a la primera base tuvo un desgaste físico. Sin embargo, allí no ha terminado –ni inicia- la parte más complicada.

“Ya que llegas al campamento base del Everest que está a 5,300 metros, para ponerlo en perspectiva es más arriba que la cumbre del Iztaccíhuatl; entonces, le tienes que dar tiempo al cuerpo de que asimile que va a vivir mínimo un mes a esa altura”, apuntó Dorantes.

Ardua preparación

“Los primeros días es de descanso, de hidratarte y comer bien, darle al cuerpo ese tiempo de aclimatación y después ya empiezas con las rotaciones”, relata la veinteañera en sus primeras preparaciones.

“Las rotaciones sirven para que aclimates, y lo que haces es subir a los campamentos altos y dormir debajo de lo que subiste ese día. Yo hice una aclimatación en otra montaña que se llama Lobuche para evitar cruzar el glaciar del Khumbu tantas veces”, continúa.

Dorantes revela además que, el glaciar Khumbu es una de las partes más peligrosas que hay, ya que allí se encuentran unos bloques de hielo de tamaños de edificios “que pueden colapsar en cualquier momento”.

No sólo es subir, también es bajar

Durante el tiempo en que la mexicana se preparaba para retar al Everest, el clima jugaba en contra para realizar la escalada.

Fuertes vientos hacían que la sensación térmica fuera peor que estar a los -40 grados que se sienten en la cima. Esto provocó que la alpinista tuviera que caminar por más de 21 horas ininterrumpidas, tratando de guardar las energías suficientes para poder bajar a los campamentos.

Muchas veces solo hablamos de la subida, pero yo siempre lo tuve muy consciente: ‘cuando llegue a la cumbre apenas voy a la mitad’”, contó Dorantes a Miguel Pasquel.

“Durante todo el trayecto de subida iba midiendo mis niveles de energía porque no quería poner mi vida en riesgo a la hora de la bajada. El 80% de los accidentes suceden cuando la gente ya llegó a la cumbre y vienen de bajada ¿Por qué sucede esto? Porque te relajas y pierdes concentración”, agregó.

Ejemplo de motivación

Andrea Dorantes, no sólo se convirtió en la latinoamericana – y mexicana- más joven en escalar el Everest, sino que también es un ejemplo de superación y que las metas, sí se cumplen.

“A veces no dimensionamos todo lo que hay detrás para llegar al punto más alto de la Tierra. En mi caso fueron tres años de preparación desde que subí mi primera montaña, que fue el Pico de Orizaba”, relata.

“Yo dije: ‘si así se ve desde el punto más alto de México, no me quiero imaginar cómo se ve desde el punto más alto de la Tierra’. Y de ahí comencé mi proyecto de subir la montaña más alta de cada continente y ya llevo seis de siete y todas esas montañas me fueron preparando para este gran reto que fue subir hasta los 8,848 metros (del Everest)”, platicó la montañista durante la charla con ESPN.

Foto: Facebook / Andrea Dorantes | Su proyecto comenzó en 2021.

Dorantes comenzó con el Kilimanjaro en Tanzania, África en el año 2021. Luego, para inicios del año 2022, la alpinista conquisto la montaña más alta de Sudamérica, Aconcagua.

“Después de ahí (de Aconcagua)  me fui al Denali, que es la más alta de Norteamérica y está en Alaska; después hice la más alta de Australia que se llama Mount Kosciuszko en agosto del 2022”, relató Dorantes.

El reto finaliza con Rusia

La mexicana también visitó la Antártida, donde hizo dos expediciones: “esquié al polo sur, con esquiar me refiero tipo cross country y la mayoría es plano y jalan un trineo, y subí Mount Vinson, que es la montaña más alta de ahí; y la sexta fue el Everest. Pienso terminar el proyecto en julio o agosto de este año con Rusia: Elbrús”, contó la conquistadora del Monte Everest.

Con información de | ESPN | Conecta TEC

Obtén información al instante, únete a nuestra comunidad digital

Síguenos en nuestras cuentas de Redes Sociales

Instagram: @costaricanews24

Twitter: @CostaRica_24

Facebook: medio.costarica